Reducción de tintura de etanol

Extraccion-etanol

Con esta reducción de etanol se consigue hacer un concentrado para poder administrarlo vía oral introducido en cápsulas vegetales, por ejemplo.
Es muy importante tener en cuenta que la calidad de la materia vegetal de partida influirá directamente en la calidad del producto final. Es imprescindible que este libre de hongos y que no tenga ningún residuo de pesticidas. Nuestros resultados nos han llevado a concluir que son las hojas cercanas al cogollo, resultado de la manicura a mano, las que mejor rendimiento dan para hacer extracciones. Del cogollo entero se hacen también excelentes extracciones pero la proporción entre cannabinoides y materia vegetal es inferior a los restos de la manicura a mano. En caso de utilizar cogollos, no es aconsejable desmenuzarlos con el grinder sino hacerlo manualmente. Con esto conseguimos que la materia vegetal no quede tan destruida y no arrastremos materia vegetal indeseada.Las variedades más recomendables para esta “reducción” serán aquellas que contengan alto contenido en cannabinoides (THC, CBD, CBN, CBG, etc.). Utilizar variedades con ratio 1:1 (THC:CBD) minimizará el efecto psicoactivo, y con altas dosis de CBD y muy poco THC (menos de 0,2%) se consigue que el efecto psicoactivo no sea perceptible.
MATERIALES:
2 vasos de precipitados de 500 ml. / Hornillo eléctrico / Olla mediana / Bandeja de borosilicato / Jeringuillas sin aguja / Disolvente: Etanol, alcohol de grano o alcohol isopropílico / Filtros de café / Filtros de cenizas / Materia vegetal
PROCESO:
Poner la materia vegetal en un vaso de precipitados y llenar con el disolvente hasta cubrir.
Remover suavemente con movimientos circulares durante 40-45 segundos.
Posteriormente colar la mezcla por el filtro de cenizas para separa el alcohol de la materia vegetal.
Verter el contenido del vaso en la bandeja de borosilicato y colocarlo en la fuente de calor a temperatura constante (40-60 Cº) para evaporar lentamente todo el alcohol. El tiempo de duración de este paso dependerá de la cantidad de alcohol que usemos, pero hay que tener en cuenta que fácilmente se prolongará más de 90 minutos.
Cuando el “aceite” deje de burbujear sabremos que el alcohol ha acabado de evaporarse y que está listo para ser recogido.
Para facilitar su recogida, absorver con las jeringuillas cuando aún esté caliente. Sino, el “aceite” se vuelve demasiado denso, y se dificulta la recogida.
 
Almacenar el “aceite” en cápsulas transparentes nos facilita la dosificación y el almacenaje. La cantidad para empezar no debe ser superior a medio grano de arroz.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

SHARE